DISTRIMAN - KIT DE MAGNETOTERAPIA

 


¿Que es la Magnetoterapia?

La Magnetoterapia o Terapia con campos magnéticos es, definida en forma sencilla, el tratamiento de enfermedades mediante el uso de campos magnéticos. Estos campos magnéticos pueden ser producidos por imanes permanentes o electroimanes, los cuales pueden tener un campo magnético variable. El término magnetos e imanes se usa de forma indistinta.

                          

 

EFECTOS DE LOS CAMPOS MAGNÉTICOS EN LOS SISTEMAS VIVOS

Entre quienes emplean los campos magnéticos para curar, a veces existe confusión sobre los conceptos de Biomagnetismo y Magnetoterapia.

El Biomagnetismo es una de las ramas de la Biofísica, que estudia los efectos del magnetismo en los organismos vivos.

La energía magnética es fundamental para la vida.

Se ha observado que las personas que sistemáticamente se someten a tratamientos con magnetos tienden a rejuvenecer. Uno de los síntomas es la reactivación de la melanina del pelo y consecuentemente la recuperación de su color.

Los resultados de muchos trabajos de investigación demuestran que el metabolismo y el potencial de hidrógeno (pH) de los seres vivos son afectados por los campos magnéticos.

El campo magnético de la Tierra que está afectando permanentemente a todos los humanos, se modifica localmente con frecuencia, debido a las explosiones solares, el movimiento de la Luna y las tormentas eléctricas.

Los campos magnéticos internos del organismo también se alteran por intoxicaciones, infecciones, traumatismos, tensiones, calidad y cantidad inadecuadas de alimentos y componentes del aire, etc.

Todo esto tiende a modificar el comportamiento del cuerpo humano, el cuál gracias a su función homeostática o de autocontrol reacciona para restablecer y conservar el estado de balance dinámico entre la mente, masa anatómica, composición, metabolismo, funciones y energía, pero cuando se rebasan ciertos límites, la homeostasis no es capaz de restablecer el equilibrio y entonces, se presenta la enfermedad.

La Magnetoterapia forma parte del Biomagnetismo y está orientada a la prevención y curación de las enfermedades de los seres vivos, ya sea que éstas sean originadas por la alteración del equilibrio de la energía interna del organismo o por otras causas.

 

Algunas definiciones sobre la Magnetoterapia

El nombre correcto de la terapia con campos magnéticos es Magnetoterapia, no Magnoterapia. También es llamado biomagnetismo, aunque sólo es una rama de éste.

¿Cómo se usan los magnetos?
Los imanes pueden ser utilizados solos, pegados a la parte del cuerpo afectada mediante tela adhesiva, micropore o incluso masking tape.

¿Que tamaño debo usar?
El tamaño del magneto depende de la aplicación, por ejemplo, un magneto grande de 26 mm. de diámetro se usa directamente en la parte del cuerpo afectada.

Los imanes pequeños se usan para estimular (o sedar) puntos de Acupuntura, y los tamaño micro se usan para los puntos de Auriculoterapia.

Precauciones al usar la magnetoterapia
La polaridad es el aspecto de mayor importancia al utilizar magnetos, pues si ponemos equivocadamente un magneto en la parte de cuerpo afectada, podemos aumentar el dolor, la infección, el exceso de energía, etc. en lugar de disminuirlo.

También debe tenerse cuidado de colocar imanes con la densidad adecuada, pues se pueden provocar efectos indeseables.

Las personas que usan marcapasos u otros equipos electrónicos en su cuerpo deben mantener los magnetos alejados de ellos.

 

 

¿Qué tipos de magnetos se usan en Magnetoterapia?

Material del que están hechos los magnetos.
Los magnetos pueden estar hechos de distintos materiales, como lo son el Hierro, la Ferrita o materiales de las llamadas “tierras raras”, como lo son los de Neodimio-Hierro-Boro (NIB o NiFeB), Aluminio-Níquel-Cobalto (AlNiCo) y otros. Los magnetos más comunes son los hechos de Ferrita. También existen los plásticos que están mezclados con material magnético, y con ellos se hacen los imanes que se pegan en el refrigerador, por ejemplo.

¿Que tan fuertes son los magnetos?
Algunos imanes pueden tener más flujo magnético que otros. Esto lo podemos apreciar juntando dos tipos distintos de imanes sobre una placa de fierro, y viendo qué tan difícil es el despegar al imán de la placa. Un imán más grande tendrá más flujo o “fuerza magnética aparente” que uno más pequeño hecho del mismo material. En la interacción de los campos magnéticos con los seres vivos algo muy importante es la densidad del flujo magnético. Esto se refiere al flujo magnético de los imanes, por unidad de área. Esto significa que un imán pequeño puede tener la misma “fuerza magnética aparente” que uno más grande, si el pequeño tiene más densidad. Esta densidad está determinada casi exclusivamente por el material con que esté hecho el magneto. La densidad se mide en teslas (en el sistema MKS) o en gauss (en el sistema cgs). Los imanes usados en Magnetoterapia normalmente se miden en Gauss.

Los imanes de alta densidad se aplican para hacer diagnóstico de enfermedades o padecimientos, y para tratar ciertas enfermedades, como tumores cancerosos o fracturas.

Nosotros trabajamos con imanes de 380, 3800 y 10,000 Gauss.

Polaridad y forma de los magnetos

La polaridad es la característica más importante de los imanes. Todos los imanes tienen dos polos: norte y sur, o negativo y positivo, respectivamente.

Los imanes se construyen de muchas formas y tamaños: cilíndricos, de base cuadrada o rectangular, toroidales o de forma de dona, delgados como cartón, en forma de barras, alargados, gruesos, etc.

Los imanes usados en Magnetoterapia generalmente son delgados y de base circular, parecidos a monedas, pues las puntas redondeadas y grosor hacen más fácil su uso al estar pegados al cuerpo. También se usan los de base rectangular, pero como magnetos de diagnóstico.

Es muy importante que la polaridad de los magnetos corresponda a un polo por cada cara de mayor superficie. Siguiendo con la analogía de las monedas, un polo (norte, por ejemplo) estaría en una cara de la moneda, y el otro polo (el sur) en la cara contraria. Hay magnetos cuyo polo norte cruza la mitad de cada cara, mientras que el polo sur cubre la otra mitad de las dos caras.

Estos imanes no pueden usarse en la Magnetoterapia, pues si se pegaran al cuerpo de una persona, ésta recibiría el efecto de los dos polos al mismo tiempo. Es por esto que no todos los imanes pueden usarse en la Magnetoterapia

 

 

La Magnetoterapia es la terapia que utiliza las propiedades curativas de los Imanes en el tratamiento del dolor y la enfermedad.

El enorme imán terrestre ejerce una gran influencia sobre la vida del planeta, ya que su campo magnético, aunque muy pequeño en intesidad, posee una lineas de fuerza que lo traspasan todo, incluso los órganos internos de nuestro cuerpo. Por ello, cuando se aplica un imán en una zona del cuerpo afectada por alguna dolencia, sí esta se debe a alguna alteración de su estado magnético, el campo del imán reordenará en este sentido la zona afectada, aliviando el sufrimiento que producía dicho desorden. Este es el principio básico de la Magnetoterapia.

En los orígenes de esta modalidad se utilizaba imán, o imán natural (Magnetita, Oxido Ferroso-Férrico, Fe3 O4), mineral cristalizado en masas compactas de un bello color negro ébano con brillo metálico, pero ahora se usan imanes permanentes de hierro, que son de menor tamaño y, por lo tanto, más manejables, tienen más potencia y su acción es más rápida.

La aplicación terapéutica del imán es de gran ayuda, tanto en dolencias y enfermedades crónicas como en las recientemente contraídas, y mejora sustancialmente la circulación de la sangre. También reporta beneficios como preventivo.

 

La sanación biomagnetica (También conocida como sanación magnética) se base en el concepto que nuestros cuerpos están cargados eléctricamente. Los científicos han comprobado que con el uso de imanes se produce en el cuerpo cambios neurotoxicos.
La terapia magnética utiliza celdas cargadas con energía eléctrica, para balancear la carga en el cuerpo en balance con la tierra.

Listado de imanes utilizados y sus usos.

Las Pulseras: Donde hay usualmente dos imanes que se encuentran junto a la piel, la pulsera no es un círculo completo. Esta se utiliza para tratar esguinces, o el síndrome carpiano del túnel. Las pulseras son también utilizadas para articulaciones con artritis y pueden ser llevadas en muñecas y tobillos.

Los cinturones lumbares magnéticos: Se utilizan para aliviar la rigidez y dolores generales del cuerpo.

Los collares: Ayudan a promover la circulación, alivia los dolores musculares en los hombros y cuellos.

Las hojas magnéticas: Se usan para aumentar la circulación a todo lo largo del cuerpo.

Los imanes mas pequeños pueden ser comprados y utilizados en la nuca, pueden ayudar en la cura de la migraña o un dolor de cabeza debido a tensiones.
Los imanes pueden ser colocados en cualquier parte del cuerpo humano en donde tiene un dolor. Pueden ser llevados indefinidamente. Igualmente deben ser usados con mucho cuidado en personas que tengan marcapasos.
Con la magnoterapia usted no tendrá un alivio inmediato, pero se ha comprobado que la mayoría de la gente experimentan mejorar a los largo del pasar de los días.

 

 

Magnetoterapia: La Magnetoterapia o Terapia con campos magnéticos es el tratamiento de enfermedades
mediante el uso de campos magnéticos.

1- La magnetoterapia produce una importante vasodilatación con dos consecuencias fundamentales, una de ellas es la hiperemia o aumento de la circulación en la zona tratada y la otra, si se tratan zonas amplias del organismo, una hipotensión más o menos importante.

La hiperemia local tiene los siguientes efectos terapéuticos, ya conocidos:
· Efectos trófico, por mayor aporte de nutrientes a la zona.
· Efecto antinflamatorio, por mayor aporte de elementos de defensa, bioquímicos.
· Efecto de regulación circulatoria, tanto por producir vasodilatación arterial como por el estímulo del retorno venoso.

 

2- Aumento de la presión parcial de oxígeno en los tejidos.

Este aumento local de la circulación conduce a un mayor aporte de oxígeno, tanto en órganos internos como en zonas distales, lo que mejora su trofismo.

 

3- Efecto sobre el metabolismo del calcio en el hueso y sobre el colágeno.

Un efecto importante de la magnetoterapia es su capacidad para el estímulo trófico del hueso y del colágeno, efecto ligado a la producción local de corrientes de muy débil intensidad, por el mecanismo de la piezoelectricidad o también llamada en este caso magnetostricción.

 

4- Relajación muscular.

Los campos magnéticos tienen un importante efecto de relajación muscular o descontracturante sobre el músculo esquelético.

En sentido general los tres efectos generales resultantes de esta terapéutica.
1. Efecto antinflamatorio.
2. Efecto regenerador de tejidos.
3. Efecto analgésico.

 

Campo magnético y equilibrio metabólico
El campo magnético negativo tiene la propiedad de equilibrar las funciones metabólicas, que al desordenarse son activas responsables del inicio de muchas enfermedades. Este campo magnético cumple funciones de analgesia y sedación, pero va mucho más lejos, normaliza el metabolismo general.

El cerebro y el electromagnetismo
La fuerza que estimula el crecimiento y la división celular es la energía magnética. La carga electromagnética natural y propia de todas las células que componen los tejidos orgánicos vivos se vacía, a medida que las células cumplen con sus funciones diarias y el organismo vivo intenta recargar las células que han sufrido el desgaste. El cuerpo realiza esta función enviando pulsos de energía electromagnética desde el cerebro, a través del sistema nervioso periférico.

Estimulando el flujo sanguíneo
El campo magnético estimula el flujo sanguíneo en los capilares y de este modo actúa directamente sobre la nutrición de los tejidos. El aumento en el flujo sanguíneo debido a la acción de los imanes y su respectivo campo magnético ha sido comprobado por medio de termografía y por estudios de la medicina nuclear.
Por aplicación del campo magnético, el potencial eléctrico de la célula se modifica. Podemos mencionar dos corrientes de pensamiento, que desde distintas perspectivas intentan explicar el proceso por el cual se arriba a dicho resultado:
La Física lo explica por el efecto Hall: los iones en sangre son movilizados por los Campos magnéticos produciendo un efecto térmico en el área tratada con imanes, aumentando así la irrigación local.
La Biología explica que los imanes activan y estimulan a los capilares sanguíneos, creando un aporte extra en el nivel celular. Esta opinión se opone al antiguo postulado que afirma que los imanes producen calor local para estimular el flujo sanguíneo.

Los eritrocitos: el transporte del oxígeno
El cansancio físico se debe a la pérdida de carga estática en el organismo y su efecto sobre las células sanguíneas se verifica en el amontonamiento de eritrocitos. La acción de los imanes estimula las reacciones químicas reconstituyendo el potencial de las membranas celulares. De este modo, las células se repelen entre sí y se aumenta el espacio entre las células. Una mayor superficie y separación ente los eritrocitos optimiza la capacidad de transporte del oxígeno y un aumento del ATP (adenosina-tri-fosfato). El individuo se siente vigorizado y sus funciones generales se optimizan.

El oxígeno: indispensable alimento
El oxígeno se acumula en los sitios donde el campo magnético es intenso debido a que en su forma molecular es paramagnético. El campo magnético ejerce una acción de migración alineada sobre el oxígeno disuelto en un líquido, ocasionando un cambio, un aumento en la concentración del elemento oxígeno, tanto en el interior como en el exterior de la célula. Al aumentar la presión general de oxígeno se benefician los tejidos con pobre circulación.

La polarización celular
Por acción del campo magnético se obtiene la orientación en paralelo de las moléculas de queratina y de colágeno en las fibras musculares. Esto facilita el movimiento a través de la membrana celular, lo que explicaría la polarización de la misma.

Aporte desde las Ciencias Físicas
Cuando un átomo es colocado en un campo magnético, la carga es aumentada en el átomo.
Este aumento de energía se expresa en un aumento de velocidad de algunos electrones y protones. En el caso de los pares de electrones, uno se acelera y el otro reduce su velocidad. Este desequilibrio es similar a la acción molecular aumentada que se produce al calentar una solución para producir una reacción química. Se produce la transferencia de un electrón y ésta es la base de las reacciones químicas en el organismo. Es decir que cuando se aplican campos magnéticos, se actúa sobre los átomos que componen el cuerpo y se estimulan los procesos químicos naturales, lo cual conduce a la homeostasis. De este modo, el cuerpo inicia el proceso curativo.

Una acción imparable
El campo magnético puede atravesar las estructuras orgánicas, atravesando vasos sanguíneos, filetes nerviosos y todos los tejidos en general.
La acción del campo magnético alcanza estructuras profundas aumentando la irrigación sanguínea, nutre y oxigena los tejidos, equilibra el metabolismo y elimina los desechos. Activando la vaso-dilatación suave de las arteriolas y capilares conduce al aumento de viscosidad de la sangre, llevando así mayor calidad de sustancias nutritivas, minerales y oligoelementos.
Las neuronas responden al estímulo y cumplen con sus funciones, independientemente de cómo se ha producido dicho estímulo. Mantener las estructuras neuronales en buenas condiciones requiere un suministro adecuado de oxígeno y nutrientes para obtener la energía necesaria y cumplir con sus funciones específicas: sintetizar enzimas, neuro-péptidos y neurotransmisores, que luego segregarán cuando surja la demanda correspondiente.

 

 

 

 

Sitio web diseñado por DISEGNOSIS  * Conocimiento en Informática *